Vivir el duelo

Permiso para Ser y Sentir

En 'Vivir el duelo: Permiso para Ser y Sentir', comparto mi viaje de aceptación y amor incondicional tras la pérdida de mi madre. ¡Acompáñame en esta historia de esperanza y sanación! #Duelo #Renacer

Sin embargo, me siento feliz.

Hace unos días, tuve la oportunidad de hablar sobre el duelo en Galletas de Vida con Mar Claros. Desde hace dos meses, he sentido las ganas de compartir contigo esta nueva etapa de mi vida. No desde la pena y la rabia, que también las he sentido, sino desde la felicidad de comprender que todo en la vida tiene un propósito, y aunque a veces la mujer que soy no entiende por qué mi madre ya no está en este plano, confío en que todo sucede por un bien mayor.

Te confieso que he llorado mucho. En ocasiones, la tristeza y el anhelo me envuelven, pero ahora sé por qué. Me permito sentirlos, sostenerlos y transitarlos. Reconozco que en estos momentos me siento débil, anhelo esa fortaleza y esas palabras reconfortantes de que “todo estará bien”. Incluso mientras te escribo, las lágrimas brotan de mis ojos. A veces me siento perdida, y el teléfono ya no es lo mismo.

Honra el legado de amor materno y encuentra consuelo en 'Vivir el duelo: Permiso para Ser y Sentir'. Una reflexión íntima sobre la pérdida, el crecimiento emocional y la conexión eterna.

Sé que me reconoces y me has ayudado a RECONOCERME, a SENTIRME YO.

Sin embargo, a pesar de todo, me siento feliz. Puedo sentir ese bien mayor, aunque a veces el dolor me nuble la vista. Sé que mi madre está conmigo, que nuestra relación es eterna y que siempre me sostendrá. Ahora no hay distancia, no necesito el teléfono, porque ella está en mí, aquí, siempre presente. Solo necesito decir “mamá” y ¡voilà!, está ahí. Me protege, me escucha y me acompaña.

Siento una fuerza interior como nunca antes. Me siento abundante y con deseos de seguir escribiendo mi propia historia cada día. Me llena de felicidad saber que se puede amar hasta el infinito, y yo me siento amada. 

He aprendido que “El abrazo de una madre es un aliento, un amor que trasciende las palabras y la materia”.

Sé que lo sabías

Honro y reconozco su legado sin necesidad de hacer nada más que ser y estar presente. Ella me ayudó a reconocerme, a ser yo misma. Sé que ella sabía que algo no iba bien, y aún así fue coherente con su vida y su misión. Fue valiente para enfrentar esta etapa sin miedo, con firmeza, fe y coraje.

Hoy,en el silencio de este amanecer  lloro, de felicidad por el honor de ser tu hija y por el inmenso legado intangible, del que se siente más allá, que has dejado. Gracias, mamá.

Te invito a ver la entrevista completa aquí: 

Te invito a darte el PERMISO a transitar el duelo como TÚ lo sientas, como tú lo necesites. Dándote el espacio a abrazar todo lo que de una u otra manera te vaya llegando.

Si necesitas un café, escríbeme y compartamos un café para el alma. Si necesitas un acompañamiento para vivir tu DUELO, regálate TIEMPO PARA TI, escríbeme si tú estás atravesando por un duelo o crees que mi experiencia puede ayudarte.

Un abrazo de luz y esperanza,

Isabel María 🌸  

Terapeuta Holística – Coach de Equilibrio 💌 

Deja una respuesta