Sanando el Pasado

Sanando el Pasado y Abriendo Espacios para el Amor Propio

Querida,

Hoy nos encontramos en el emocionante día 14 de nuestro viaje transformador de meditación “Permiso para Ser”. En esta etapa, vamos a adentrarnos en el poderoso mundo del amor propio, ese amor que a menudo olvidamos cultivar en medio de nuestras ajetreadas vidas. ¿Listas para embarcarse en este viaje hacia el autoconocimiento y la sanación interior? ¡Acompáñame!

La Meditación: Cultivando el Amor Propio

Para comenzar, busca un rincón tranquilo donde puedas sentirte cómoda y relajada. Cierra los ojos y conecta con tu respiración, sintiendo cómo el aire fluye naturalmente dentro y fuera de ti.

Ahora, visualiza un hermoso jardín en tu mente. Este jardín simboliza tu ser interior, un espacio lleno de amor, autenticidad y belleza. Camina por este jardín con calma, observando la diversidad y la riqueza de cada detalle que lo compone. Cada flor y cada hoja representan diferentes aspectos de tu ser, cada uno único y valioso a su manera.

Al final de tu paseo, encontrarás un espejo brillante en un rincón tranquilo del jardín. Al mirarte en este espejo, conecta con tus ojos y repite con amor y convicción:

“Me amo y me acepto tal como soy. Merezco amor, cuidado y felicidad en mi vida.”

Permiso para SER

Siente cómo estas palabras llenan tu ser con una cálida luz de amor propio, nutriendo cada célula de tu cuerpo y alma.

La Meditación Extendida: Más allá del Jardín Interior

Para comenzar, busca un rincón tranquilo donde puedas sentirte cómoda y relajada. Cierra los ojos y conecta con tu respiración, sintiendo cómo el aire fluye naturalmente dentro y fuera de ti.

Ahora, visualiza un hermoso jardín en tu mente. Este jardín simboliza tu ser interior, un espacio lleno de amor, autenticidad y belleza. Camina por este jardín con calma, observando la diversidad y la riqueza de cada detalle que lo compone. Cada flor y cada hoja representan diferentes aspectos de tu ser, cada uno único y valioso a su manera.

Al final de tu paseo, encontrarás un espejo brillante en un rincón tranquilo del jardín. Al mirarte en este espejo, conecta con tus ojos y repite con amor y convicción:

“Me amo y me acepto tal como soy. Merezco amor, cuidado y felicidad en mi vida.”

Siente cómo estas palabras llenan tu ser con una cálida luz de amor propio, nutriendo cada célula de tu cuerpo y alma.

La Reflexión: Practicando la Autoaceptación

Al concluir la meditación, toma un momento para reflexionar sobre cómo te sientes.

¿Qué emociones emergieron durante la práctica? ¿Cómo puedes llevar este sentimiento de amor propio y autoaceptación a tu día a día?

Hoy, te invito a ser consciente de tu capacidad para cultivar el amor propio en cada momento. Cada vez que te enfrentes a un espejo, recuerda las palabras que resonaron en tu corazón durante la meditación y permite que ese amor te llene y te guíe.

“Me amo y me acepto tal como soy. Merezco amor, cuidado y felicidad en mi vida.”

Permiso para Ser

Conclusión

Si te ha gustado esta meditación y deseas explorar más sobre el viaje de “Permiso para Ser“, te invito a visitar mi blog donde encontrarás más recursos y reflexiones para nutrir tu alma.

¡Gracias por SER parte de este camino de LUZ Y AMOR! 💖

Con cariño y autoamor,

Isabel María 🌸

Deja una respuesta