Liberando el Pasado

Liberando el Pasado

Meditación Guiada para el Perdón y la Paz Interior

¡Hola a todas las mujeres maravillosas que me siguen en redes!

Hoy quiero compartir algo muy especial contigo. Estamos en el undécimo día de nuestro viaje de meditación “Permiso para Ser”, y te invito a unirte a mí en un acto de amor propio profundo y liberador: el perdón. Sí, el perdón hacia ti misma. ¿Estás lista para dejar ir esas cargas emocionales que has estado llevando?

La Meditación: Liberando el Perdón

Busca un lugar tranquilo y acogedor donde puedas sumergirte en este proceso sin distracciones. Siéntate o recuéstate cómodamente, y deja que tu respiración te lleve hacia la calma interior.

Comienza inhalando profundamente, sintiendo cómo el aire llena tus pulmones, y exhala suavemente, liberando cualquier tensión en tu cuerpo.

Ahora, cierra los ojos y visualiza una hermosa playa frente a ti. Siente la brisa marina acariciando tu piel y escucha el suave murmullo de las olas. Esta playa es tu refugio, un lugar seguro para explorar el perdón y la liberación.

Imagina que llevas una caja en tus manos. Esta caja simboliza todas las cargas emocionales y el dolor que has llevado contigo. Siente su peso, su densidad.

Con cada respiración, comienza a soltar el peso de la caja. Visualiza cómo el viento suave de la playa te ayuda a aliviar la carga. Siente cómo la caja se vuelve más liviana y, finalmente, déjala caer en el océano. Observa cómo las olas la reciben y la llevan, disolviéndola en el agua.

Ahora, dirige tu atención hacia ti misma. Observa tu reflejo en la arena húmeda. ¿Qué ves? ¿Cómo te sientes?

Con ternura, repite en silencio o en voz alta: “Me perdono a mí misma por cualquier dolor que he llevado. Me libero de las ataduras del pasado. Merezco amor, compasión y paz.”

Siente cómo estas palabras llenan tu ser de amor y alivio. Imagina cómo la luz del sol te envuelve, nutriendo tu corazón con aceptación y perdón.

La Reflexión: Aceptando el Perdón como un Acto de Amor Propio

Regresa lentamente a tu espacio tranquilo. Abre los ojos si así lo deseas y toma un momento para reflexionar. ¿Cómo te sientes al liberar el perdón? ¿Qué significa para ti este acto de amor propio?

Hoy, te invito a escribir una carta de perdón a ti misma. Permítete expresar compasión y perdón hacia cualquier situación o acción pasada que te haya causado dolor. Escribe con amor y autenticidad, permitiéndote soltar y sanar.

Con gratitud por tu valentía y compromiso,

Isabel María 🌸

Recuerda que este es solo un paso en nuestro viaje hacia el autodescubrimiento y la sanación. Si deseas explorar más sobre “Darse el permiso para ser”, te invito a seguir descubriendo el resto de las meditaciones en mi blog. Y si aún no has visto las anteriores, te animo a hacerlo para sumergirte plenamente en esta experiencia transformadora.

¡Gracias por ser parte de este viaje hacia el perdón y el amor propio! Te mando un abrazo lleno de cariño y fuerza.

Deja una respuesta