Desafiando Estigmas

 El Impacto de Ser “Mandona” Cuando Eres Niña

Durante años, muchas mujeres han reprimido su poder y han negado su capacidad de ser las “mandonas” de sus propias vidas. Este artículo está dedicado a todas las mujeres que, como yo fueron etiquetadas como “mandonas” de forma despectiva y hoy,  buscan recuperar ese poder, vivirlo plenamente y sentir la libertad de ser ellas mismas. Es hora de cuestionar los estigmas y entender el impacto de ser etiquetada como “mandona” desde una edad temprana.

La Etiqueta de “Mandona” en la Infancia

Desde una edad temprana, muchas niñas que muestran cualidades de liderazgo son etiquetadas como “mandonas”. Este término lleva una connotación negativa, sugiriendo que estas niñas son autoritarias, difíciles y poco atractivas. En contraste, los niños que exhiben las mismas cualidades son alabados como líderes, valientes y seguros de sí mismos. Esta doble moral no solo desincentiva a las niñas de asumir roles de liderazgo, sino que también perpetúa la idea de que el liderazgo es una característica masculina.

Impactos Negativos de Ser Etiquetada Como “Mandona”:

1. Autoestima Baja:

   – internalizar esta etiqueta negativa, lo que puede llevar a una baja autoestima y una falta de confianza en sus capacidades. Ese constante: No puedo, no llego, no soy capaz. 

2. Inhibición del Liderazgo Natural:

   – reprimir sus habilidades naturales de liderazgo para evitar ser etiquetadas de manera negativa, lo que limita su desarrollo personal y profesional.Llevándolas a estar en una constante cumplir al otro, a la sociedad por no SER capaz de sacar su liderazgo a brillar.

3. Conformidad con Estereotipos de Género:

   – conformarse con los estereotipos de género tradicionales, lo que restringe su potencial y su libertad de ser ellas mismas. Aceptar sin más, el cumplir a los estandares que nos imponen, a “comprar la creencia de es lo que tengo que hacer para no defraudar” cuando en el fondo no quieren, sin embargo, sienten que tienen que cumplir para ser aceptadas.

Isabel María Coach jugando con la cometa

En general, ser etiquetadas como “mandonas” lleva a las niñas o olvidarse de su esencia más pura, de su autoliderazgo para ir cediendo su poder fuera hasta llegar a ser adolescentes “pérdidas” de ellas mismas y mujeres en una búsqueda constante de auto-liderazgo que nunca llega.  Te invito a descubrir, mi primer libro: Permiso para SER, un homenaje a la Mujer que se olvidó de su liderazgo, de SER MANDONA de su vdia.

Te hablo desde mi experiencia, como me olvidé de mi, de separé tanto de mi que ni me reconocía. Etapas de no saber qué estudios universitarios hacer, de castigarme un día y otro a través de la alimentación, cayendo en Trastornos Compulsivos con la Alimentación (Bulimia), una etapa universitaria con más sombras que luces, …  Me ha llevado años de trabajo personal volver a encontrarme a mi misma y liderarme abrazando: “SOY MANDONA”, ABRAZO MI LIDERAZGO 

Ama y acepta tu cuerpo – Isabel Maria Coach

Redefiniendo el Concepto de “Mandona”

Es crucial redefinir el concepto de “mandona” y verlo como una cualidad positiva. Ser mandona significa ser capaz de tomar decisiones, liderar con confianza y tener el coraje de expresar tus ideas y deseos. Estas son cualidades que debemos fomentar y celebrar, no reprimir.

Estrategias para Redefinir el Concepto de “Mandona”:

1. Celebrar las Cualidades de Liderazgo:

   – Fomenta y celebra las cualidades de liderazgo en las niñas desde una edad temprana. Enséñales que ser asertiva y decidida son cualidades valiosas.

2. Educar sobre Estereotipos de Género:

   – Educa a las niñas (y a los niños) sobre los estereotipos de género y sus impactos negativos. Fomentar la conciencia de estos estereotipos puede ayudar a combatirlos.

3. Modelos a Seguir Positivos:

   – Introduce a las niñas a modelos a seguir femeninos que son líderes en sus campos. Ver ejemplos de mujeres exitosas puede inspirarlas a abrazar sus propias capacidades de liderazgo.

4. Lenguaje Positivo y Afirmativo:

   – Utiliza un lenguaje positivo y afirmativo cuando hables de niñas y mujeres que son líderes. En lugar de “mandona”, usa palabras como “decidida”, “fuerte” y “líder”.

Conclusión: Recupera tu Poder y Abraza tu Liderazgo

Es hora de rechazar las etiquetas negativas y abrazar nuestra capacidad de ser líderes. Ser “mandona” no es un defecto; es una cualidad que refleja tu capacidad para liderar, tomar decisiones y ser dueña de tu destino. 

Recuerda, el liderazgo no tiene género. Cada mujer tiene el derecho y el poder de ser la “MANDONA” de su vida, de controlar su destino desde el respeto, el amor y la libertad. Juntas, podemos redefinir lo que significa ser una líder y crear un mundo donde las niñas no sean etiquetadas negativamente por sus cualidades de liderazgo, sino que sean celebradas y empoderadas para alcanzar su máximo potencial.

¿Has vivido que te etiqueten como mandona? Comparte y juntas seamos el cambio que queremos dejarle a las mujeres del futuro.

Isabel María 🌸  

Terapeuta Holística – Coach de Equilibrio

Deja una respuesta