Luchando en Silencio en el Camino hacia la Fertilidad

El camino hacia materializar el ser madre: Una confesión íntima de autoconocimiento

“Me desnudo ante TI, ante la vida porque es un periodo de vida que durante su momento y después mantuve en “secreto”, oculto, .. en solitario”.

En mi vlog de hoy, deseo compartir contigo un aspecto muy personal de mi vida, uno que, por mucho tiempo, mantuve en la oscuridad, en el silencio de mi propio ser. Es un viaje de autoconocimiento que me ha llevado a abrazar plenamente el rol de ser madre y que espero pueda servir de inspiración o consuelo a quienes se encuentren en una situación similar.

Desde que era una niña, siempre sentí en lo más profundo de mí el deseo de ser madre. Recuerdo con cariño cómo disfrutaba jugando con mis muñecos, asumiendo el papel de cuidadora y educadora. Sin embargo, a medida que crecí, este anhelo se vio eclipsado por las exigencias de la vida adulta: la búsqueda constante de estabilidad material, el trabajo, las responsabilidades financieras. Vivía inmersa en una vorágine de actividad, convencida de que el éxito y la felicidad residían en alcanzar ciertos estándares materiales.

Así transcurrieron los años, negando mi deseo de ser madre en aras del tener, “por alcanzar el bienestar MATERIAL, trabajo fijo, un hogar, bienes, dinero en la cuenta… Viví enganchada al ritmo frenético de la vida.. sin parar…  echaba jornadas eternas fuera de casa, trabajo, gimnasio, salidas nocturnas.. un no parar..  Cosa que por supuesto, veía como una pérdida de tiempo, como algo de gandules”.

Hasta que un día, junto a mi pareja, decidimos que era el momento de embarcarnos en esta aventura.

-Mi cuerpo y mi alma me dijeron: ¡¡¡error!!

Un Viaje de Resistencia: Superando Obstáculos y Descubriendo la Fortaleza Interior

 Sin embargo, este fue solo el comienzo de un camino solitario y lleno de desafíos que nunca imaginé.

Viví durante años con una parte de mí oculta, como si llevara una doble vida: una en la superficie, aparentando que todo estaba bien, y otra, más profunda y vulnerable, que anhelaba con desesperación ser madre. Cada intento fallido en el camino hacia la fertilidad era un golpe al alma, una voz interna que me decía que no era suficiente, que no merecía ser madre.

Cada intento fallido era un toque al alma, un “no vales”, no te mereces ser madre… 

Recuerdo con dolor los momentos más difíciles de este trayecto: los tratamientos en silencio, las pruebas médicas dolorosas, la sensación de fracaso y desesperanza que me embargaba cada vez que un nuevo intento no daba resultado. Llegué a invertir gran parte de mis ahorros en este camino hacia la maternidad, sin importarme el costo emocional y financiero que conllevaba.

Hubo momentos especialmente duros, como la prueba de las trompas de falopio, que viví en soledad y con un sufrimiento indescriptible. Una tarde de invierno ventoso en Almería.. no se me olvidará. Llegué sola, con la capa de PUEDO CON TODO, ¿TE SUENA? Entre, una enfermera ángel me pregunto: ¿Cómo te sientes? Y yo.. ¡Bien! `¡Perfecta!

De la Oscuridad a la Luz: Reconociendo la Vulnerabilidad y Abrazando la Sanación

Comenzó la prueba… uuooo.. el dolor era horrible, las lágrimas se me saltaban..  No puedo decirte con certeza cuanto duró, ahora .. si cierro los ojos te puedo asegurar que puedo recrear ese momento con todo detalle lo que viví, lo que ví, lo que sentí…

Hasta un cambio de mirada, un día una persona ángel que coincidimos en un evento me dijo: “No sigas por ahí, tus trompas de falopio no están bien”. (por respeto a ella, esta parte la dejo sin detalles)

Cambiamos de ruta y … calibramos el camino. 

Cada paso de este camino es un “clin caja”, sino lo has vivido, no te puedes ni imaginar como es de “MATERIAL”, CADA PASO es un te compro tu dolor .. te prometo y clin caja, SIN MÁS EMOCIÓN.

Mujer paseando por el jardin
Isabel Maria Coach

También hubo momentos de esperanza y conexión profunda conmigo misma, como aquel paseo por el Volcán de Níjar, donde encontré consuelo en la naturaleza y en mi propia fortaleza interior. Un diciembre en Almería casi primaveral, un paseo por el Volcán de Níjar que me conecto con la naturaleza, con el origen de la vida para sanar desde dentro hacia fuera, un paseo entre lágrimas, sonrisas y ganas de explorar más y más sobre quién soy  y por qué estaba pasando por ahí.

Me dije: Ahora sí. Y así fue…  Materialice desde al amor infinito”

Finalmente, después de enfrentar numerosos obstáculos y decepciones, llegó el momento de la verdad. El día en que recibí la noticia de que estábamos esperando a nuestro primer hijo fue uno de los más emocionantes y conmovedores de mi vida. Todo el dolor y la lucha valieron la pena en ese momento de pura felicidad y realización.

Hoy, desde la perspectiva de la experiencia vivida, puedo reconocer que oculté mi vulnerabilidad y mis luchas internas por temor al juicio y a la percepción de debilidad. 

Te comparto un camino duro, escondido en el subsuelo de la vida, aparentando una falsa normalidad cuando me sentía rota no.. lo siguiente. Una decisión que tomé yo de esconder y … sinceramente.. hoy digo: ¿Qué hiciste?  ¿Por qué?

Ahora, que  me conozco más, te digo que lo hice porque mi “ser perfecta”  (mis 16 en la carta natal, me lo corroboran) no me permitía mostrar mi vulnerabilidad, mostrar que NO PODÍA, que no podía ser la madre perfecta, que no estaban saliendo los planes como quería… como deseaba. A la vez, no me sentía merecedora de pedir ayuda ,de levantar la mano y LLORAR y abrazar a mi ser madre que anduvo tantos meses y años en el subsuelo de la vida. 

Pero ahora sé que no hay vergüenza en pedir ayuda, en mostrar nuestras heridas y nuestras cicatrices. Al contrario, es en la aceptación y en la apertura donde encontramos verdadera fuerza y sanación.

Un Nuevo Enfoque: Explorando la Fertilidad Integrativa con Xell Biols

Si estás pasando por un camino similar, te invito a honrar tu propia fortaleza y a celebrar cada paso, por difícil que sea. Y si necesitas apoyo, no dudes en buscarlo. Porque el viaje hacia la maternidad, aunque pueda ser duro y lleno de obstáculos, también es un camino de luz y esperanza.

En mi vlog, comparto una entrevista que me inspiró profundamente en mi propio viaje de maternidad y me ayudo a sanar mi camino hacia la fertilidad. Te invito a verla y a encontrar consuelo y orientación en las palabras de quienes han recorrido este camino antes que nosotros. Además, te invito a conocer a Xell Biols, una persona ángel de quien nos aporta una nueva mirada en este camino hacia la fertilidad. Coach experta en salud y fertilidad integrativa, quien nos guiará con su método Factor Fértil en la búsqueda de la concepción, ayudándonos a transitar este proceso de manera serena y libre de estrés.

Hoy, más que nunca, celebro la bendición de ser madre y honro a todas las mujeres que experimentan y siguen experimentando el camino por hacer realidad este hermoso sueño. Que cada paso en este camino esté lleno de luz y amor, y que nunca perdamos la esperanza de ver nuestros sueños convertidos en realidad.

¡Dale luz a tu ser madre, a tus sueños!

Isabel María

Pd. Si aún no has leído mi artículo sobre: Descubriendo el verdadero ser madre, aquí puedes hacerlo.

Deja una respuesta