¿Vives una vida auténtica y plena?


¿Vives una vida auténtica y plena?

Muchas veces, nos encontramos atrapados en la rutina diaria, cumpliendo con las expectativas de los demás y persiguiendo objetivos que no son realmente nuestros. Es fácil perder de vista nuestras propias necesidades y deseos en medio de todo esto. Sin embargo, tomarte el tiempo para darte el permiso a parar y autoconocerte puede ser la clave para vivir una vida auténtica y satisfactoria. ¿Te has preguntado alguna vez si estás viviendo una vida auténtica y satisfactoria?

¿Por qué es importante darte el permiso a parar?

¿Qué significa darse el permiso a parar?

Simplemente (aunque en la práctica no es tan sencillo)  significa detenerse y tomar un tiempo para reflexionar sobre tu vida y tus objetivos. Es fácil sentirse atrapado en la mentalidad de “hacer, hacer, hacer” sin darse cuenta de que necesitamos un descanso. Darse el permiso a parar puede implicar tomarse un tiempo libre del trabajo, cancelar planes sociales o simplemente desconectar del mundo digital por un tiempo. Tomarse un tiempo de silencio para estar contigo, para hacerte preguntas a ti y esperar con calma al respuesta en ti.

Supone un elegirte a ti para reservarte un tiempo para estar contigo. No te abrumes, no es necesario que te pidas un año sabático para irte a la montaña, ni que dejes a tu familia y / o tu trabajo. Es suficiente con cada día, dedicarte un tiempo a ti. A estar presente en ti. Puedes empezar con parar para respirar de forma pausada, sintiendo como el aire entra en ti y como sale, sin más.  Sin razón, ni lógica, sólo para sentir, para aprender a parar y sentirte.Desde esos primeros días de segundos para ti, puedes ir incrementando el tiempo. Un café contigo, una ducha, un paseo, … sin música, sin “tengo que”, “sin prisa”. Una cita contigo para estar en ti.

Con este vídeo te invito a parar par a ti.

Autoconocimiento: la clave para vivir una vida auténtica y satisfactoria

Una vez que te hayas tomado el tiempo para detenerte, es hora de empezar a autoconocerte. Esto significa estar en sintonía con tus pensamientos y emociones, y reflexionar sobre lo que realmente te importa. Puede implicar preguntarte a ti misma preguntas profundas, como “¿Qué es lo que me hace feliz?” o “¿Cuáles son mis verdaderos valores?”.Da miedo, lo sé. Sé que preguntarte a ti misma,

¿Qué es lo que me hace feliz?

¿Quién soy?

Puede dar vértigo. Para mi el camino de autoconocimiento es un acto de coraje: valentía y corazón.

Es de valientes elegirse, decidir descubrir que hay en ti, tu magia, tu esencia y “esas zonas que durante un tiempo has tenido escondidas” darle luz. Ser capaz de reconocer que tú (que yo) soy la única responsable de mi vida, el resto… son complementos, quien decide soy yo. Tomar consciencia cuando estoy siendo auténtica, cuando me escondo tras el miedo, la vergüenza, la ira y cuando… me olvido de mí para complacer al mundo.

Todo un descubrimiento el abrazar la responsabilidad de autoconocerte y decidir mejorar,  crecer y ser cada  día más tú, limpiando, soltando, puliendo tu diamante interior.

Una vez que hayas empezado a autoconocerte, es importante que te des permiso para seguir haciéndolo. No es algo que puedas hacer de una sola vez y luego olvidarte de ello. Tomarte el tiempo para reflexionar sobre ti misma debería ser un proceso continuo que te ayude a mantenerte en contacto con tus necesidades y deseos. Para mí, el autoconocimiento es una filosofía de vida, cada día tienes la posibilidad de vivir experiencias variopintas que provocan en ti reacciones nuevas y ahí está la esencia del  autoconocimiento. Crees que te conoces, llega algo nuevo y ¿Cómo lo vives? 

Los beneficios de darte el permiso a parar y autoconocerte

Entonces, ¿cómo te puede ayudar todo esto a vivir una vida más auténtica y satisfactoria?

En primer lugar, te permite descubrir tus verdaderos valores y metas en la vida. En lugar de seguir el camino que otros han trazado para ti, puedes decidir conscientemente qué es lo que realmente te importa y crear al camino para lograrlo. Esto puede llevarte a sentirte más realizada y satisfecha en tu vida.

En segundo lugar, darte el permiso a parar te permite tomar un descanso, recargar tus energías, autosanarte.  a escucharte, a sentirte y esto te lleva a reconocerte. Lo  te permite identificar tus propias necesidades emocionales y físicas, lo que te permite tomar acción consciente en tu vida. Al permitirte descansar y cuidar de ti misma, te sentirás más equilibrada y en control de tu vida. Recuerda: Parar es hacer consciente.

Darte el permiso a parar te permite estar más presente en tu vida y en tus relaciones con los demás. Al estar en contacto con tus propios pensamientos y sentimientos, puedes ser más auténtica y genuina en tus interacciones con los demás. Esto puede llevarte a construir relaciones más significativas y satisfactorias, desde la propia relación que mantienes contigo misma..

Darse el permiso

Darse el permiso a parar para autoconocerte es esencial para vivir una vida auténtica y satisfactoria. Desde que aprendí a parar mi vida ha dado un giro. Pensar que probe Yoga, Tai-Chi, otros tipos de caminos para parar y era incapaz de estar conmigo. Empeza a parar en spinning, a dejar de pensar. Parar para mi era perder el tiempo, dormir era perder la vida .. .con “todo lo que yo tenía que hacer y quería hacer”. Hasta que descubrí que hacía, hacía y seguía haciendo para no escucharme. Porque mientras hacía no me escuchaba. Además, era multitarea, pintaba y veía una película, cosía mis tocados mientras hablaba con mi marido y cuidaba a mi hija, limpiaba la casa mientras estudiaba a través de audios. 

Cuando aprendí a parar, lo hacía corriendo. Conseguí dejar mi mente en casa y salir a correr conmigo. Recuerdo carreras al amanecer de Almería, por la Rambla hasta llegar al Meditérrao, yo conmigo. Un tiempo de mover el cuerpo y el alma, sentir que me decía, que me estaba gritando y que me susurraba.Ahí, empecé a descubrir mis verdaderos valores y metas, a descansar y estar presente en mi vida.

Responde en comentarios o respóndete a ti misma:

¿Estás viviendo una vida auténtica y satisfactoria?

 Hoy te invito a tomarte el tiempo que necesites para conocerte a ti misma y vivir una vida más auténtica, para darte el permiso a SER quien eres y que está olvidada. Dale luz a tu ser.

Un abrazo de luz,

Isabel

Deja una respuesta